La inteligencia artificial se hace fuerte en el negocio

La inteligencia artificial (IA) se ha convertido en un copiloto crucial para las empresas, abarcando áreas como el desarrollo de software, la gestión de recursos humanos, la ciberseguridad y más. Los algoritmos generativos de la IA analizan grandes cantidades de datos para mejorar la eficiencia al identificar patrones y tendencias.

Existen pocas dudas sobre el efecto de la IA generativa en la economía. Según McKinsey & Company, esta herramienta podría permitir un crecimiento de la productividad laboral global de entre 0,1% y 0,6% anual hasta 2040, dependiendo de la tasa de adopción. Pero para dar ese salto, los trabajadores necesitan de apoyo para aprender nuevas habilidades y gestionar esta transición. “Las compañías y las personas estamos en un contexto de reskilling [reaprendizaje o reciclaje laboral] continuo. El cambio se ha desbocado”, resaltó Sanz en este primer encuentro que se ha realizado bajo el paraguas del Executive Circle, una iniciativa diseñada para fomentar la colaboración entre líderes empresariales. “Los clientes ya utilizan la IA generativa para obtener respuestas más certeras, mucho más precisas. Y nosotros, en ServiceNow, la usamos para desarrollar aplicaciones y software”, agregó. “Se estima que en 2028, tres cuartas partes de los desarrolladores de software van a emplearla versus un 10% actual… estamos viendo ganancias enormes de entre un 30% y un 40% a la hora de digitalizar e innovar en los procesos”.

La velocidad a la que avanza la IA no tiene parangón. ChatGPT se lanzó en noviembre de 2022 y cuatro meses después, OpenAI, la firma que forjó la herramienta, presentó un modelo más potente: el GPT4. Desde entonces, Microsoft ha hecho lo propio con Bing, así como Google, con Bard, y Meta, con LLaMa. “El combustible de todo ello han sido los datos”, indicó Elena Gil Lizasoain, directora de IA y Big Data en Telefónica Tech. “Todavía hay mucho potencial, no solo en la parte generativa, sino también en la predictiva, digamos en la IA convencional”, agregó.

En este contexto, muchas empresas se han visto sobrecogidas por la ola que inundó el mercado. “Muchas están parando un pelín y diciendo: ‘espera, antes de masificar y escalar la herramienta en toda la organización, necesito revisar el estado de mis datos’. Algo que ha pasado con la IA generativa es que se ha democratizado. Los empleados ya la estaban usando antes de que la empresa tuviera tiempo de analizar su alcance”. “Hace una década, era impensable conversar con una máquina que no solo te responde, sino que además elabora resúmenes con un lenguaje incluso más eficaz que el cotidiano. Este avance resulta imparable en la actualidad”, abundó Enrique Fernández-Pampillón, de ServiceNow. La IA generativa está suponiendo un cambio sustancial en los procesos de las empresas, afirmó Jon Ander Beracoechea, Chief Scientist de BBVA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios